Think. Make. Change | SHIFTA by Elisava |||
Oct 11, 2021 fotografía, arte, realidad, filtros, belleza Escrito por: Elena Olcina

#FilterDrop: Stop violencia estética

Jugando con los filtros de SnapchatJugando con los filtros de Snapchat

Desde niñas, las mujeres nos vemos expuestas a una creciente violencia simbólica que llega a su apogeo en la adolescencia, aquel momento tan importante de la vida en que desarrollamos nuestra identidad y personalidad (los hombres, naturalmente, también están expuestos a violencias simbólicas, pero son diferentes y, en todo caso, quedan fuera de este artículo).

Cómo vestimos, cómo nos comportamos, qué nos tiene que gustar y cuales tienen que ser nuestros gustos, preferencias y objetivos en la vida… Todo esto se nos va inculcando desde múltiples canales desde muy pequeñas. Es lo que un cuento que leía a mis hijas llamaba las piedrecitas”, estos pequeños pesos que te impiden ser quien quieres ser para ser quien se espera que seas. Aunque la mayor de las violencias simbólicas es la que trata de enfrentarnos a nuestro propio cuerpo, tal como teorizó la escritora feminista norteamericana, Naomi Wolf en El mito de la belleza: cómo se utilizan las imágenes de la belleza contra las mujeres, ya en el lejano 1990.


Elena Olcina es fotógrafa profesional y profesora de los módulos Gramática de la Fotografía, Imagen Digital y Tratamiento de la Imagen Digital del Máster Online en Fotografía y Diseño de Shifta by Elisava*.


Violencia estética

La imposición de un canon de belleza homogéneo, ideal e irreal ha tenido en la fotografía una de sus mayores aliadas, sino la mayor y más eficiente. Las imágenes de modelos y actrices retocadas y editadas hasta convertirlas en personas diferentes. Una ficción sí, pero una ficción camuflada de verdad –las imágenes no mienten, dice el dicho que, por cierto, ya desmontamos aquí- que empuja a millones de mujeres hacia una guerra contra su propio cuerpo en aras de una meta inalcanzable.

Las autoridades han tardado bastante más que Wolf en darse cuenta de los efectos perversos de esta violencia simbólica, y, aunque queda mucho camino por resolver, algo empieza a moverse. En 2017 en Francia habría un camino inédito al obligar a cualquier tipo de publicidad en prensa, internet, vallas publicitarias o catálogos, a informar que sus imágenes han sido retocadas. Según explicó en su momento el ministerio de Salud francés, el objetivo era cambiar la imagen del cuerpo en la sociedad para evitar la promoción de ideales de belleza inaccesibles y evitar la anorexia en los jóvenes”. Más tarde les seguirían otros países, como el Reino Unido o Noruega. Estos países han ido incluso a más allá y su ley incluye referenciar el uso de filtros por parte de influencers en sus cuentas personales en redes sociales.

Y es que si el Photoshop y otros programas de edición cambiaron la fotografía al permitir –o facilitar- la creación de imágenes irreales a partir de fotografías originales, los filtros de las redes sociales han puesto esta posibilidad al alcance de cualquier usuario de estas aplicaciones. Ahora, el modelo de belleza inalcanzable ya no es una súper modelo o una estrella del cine o el pop –que se podrían entender como excepcionales- sino los mismos selfies’ que nos hacemos a diario con el móvil y colgamos en nuestros perfiles. Una patología que desde la Asociación Americana de Psiquiatría ya han bautizado como dismorfia de Snapchat”, por el nombre de la primera red social que incluyó estos filtros.

Filtros de realidad

De los filtros cuquis”, con ojos de personaje manga u orejas de perrito se pasó rápidamente a opciones de embellecimiento instantáneo”, con ojos más grandes, labios prominentes, pómulos marcados y nariz fina. Según un estudio de Dove, el 23% de las mujeres encuestadas –más de 500 españolas de 10 a 17 años- no se ven del todo bien si no editan sus fotografías y el 20% siente decepción por no tener en la vida real el aspecto que tiene en sus fotos de internet. Es justo a estas edades cuando nos creamos nuestra identidad personal, un proceso que va muy ligado al fenómeno selfie’s. Y precisamente, los cirujanos plásticos alertan que crecen el número de jóvenes que llegan a sus consultas con selfies’ pasadas por filtros como muestra de cual es su objetivo final. De hecho, las críticas y presiones –como la que se lanzó en diversos países anglosajones con el hashtag #FilterDrop- han conseguido que Instagram haya eliminado algunos de sus filtros más polémicos por estar promoviendo la cirugía estética.

Una de las impulsoras de #FilterDrop es la modelo Sasha Pallari, de 29 años, quien empezó la campaña harta de ver pieles irreales en Instagram, sin granos ni poros, gracias al filtro Paris”. Pallari anima las mujeres a no depender de los filtros, como reconoce que ella hizo durante años: Antes editaba drásticamente mis fotografías, usaba filtros y pasaba todos los minutos del día deseando parecer otra persona”. Ahora en cambio recibe mensajes diariaos de mujeres que luchan por igualar los estándares de belleza con la vida real”.

Sasha PallarSasha Pallar

Artistas que le dan la vuelta

En este sentido, el trabajo de Iiu Susiraja, que huye de filtros, poses sexys y retoques extremos, nos muestra una serie de autorretratos honestos, con un punto surrealista y, en definitiva, divertidos utilizando su propio cuerpo y otros objetos como accesorios.

Iiu SusirajaIiu Susiraja

En el otro extremo, tenemos a Cyndi Sherman, artista estadounidense que durante casi cuarenta años, ha criticado el machismo, la sociedad de consumo, el excesivo culto al cuerpo, a la juventud, a la belleza y, por tanto, todo el dolor, la oscuridad y la obsesión que todo ello conlleva. Sherman, creó una cuenta de Instagram en 2017 y, desde entonces, a través de la exageración, la tergiversación y el surrealismo, cuestiona y hace reflexionar sobre el culto a la belleza a través de las redes sociales.

Cyndi ShermanCyndi Sherman Cyndi ShermanCyndi Sherman

BTW si estás interesado en abordar la fotografía como una disciplina abierta y multidisciplinar, a lo mejor te interesa el Máster Online en Fotografía y Diseño.


Elena Olcina es fotógrafa profesional y profesora de los módulos Gramática de la Fotografía, Imagen Digital y Tratamiento de la Imagen Digital del Máster Online en Fotografía y Diseño de Shifta by Elisava*.

Up next “Tik Tok: más que un lenguaje”
Latest posts #FilterDrop: Stop violencia estética “Tik Tok: más que un lenguaje” Conocer y explotar nuestros límites: hacer de la necesidad virtud Los 5 diseños de producto que nos cambiaron la vida Entrevista a Júlia Esqué, diseñadora de producto internacional 5 autores para una visualización de datos emocional 5 ejemplos de tipografía personalizada en España Entrevista a Sandra Rojo, creativa, comunicadora y fotógrafa Be water my friend Detrás de un buen diseño de producto Entrevista a Lorena G, freelance illustrator & graphic designer Coliving. Vivir juntos o morir solos Sobre diseño social y diseño del valor Motion Graphics, mucho más que un lenguaje Jingles: cuando el mensaje es una canción. Al futuro se le mira de frente Cómo hacer una infografía análogas y participativa La respuesta emocional: El rol del creador audiovisual Lefrik: un caso de éxito de diseño sostenible Tres claves para una infografía narrativa 11 razones por las que la creatividad es importante y urgente 5 buenos ejemplos de diseño emocional Entrevista a Pedro Vicente, doctor en fotografía Espacios de trabajo mixtos, la muerte del coworking Entrevista a Rosa Llop, Diseñadora de Experiencias Ilustrar en 3D Entrevista a Paadin, Data and Design La ‘black box’ de las ideas El poder de las narrativas 5 recomendaciones de libros sobre diseño y creatividad Sobre restauración pre y post covid