Think. Make. Change. Shifta by Elisava Think. Make. Change. Shifta by Elisava |||
Feb 2, 2021 fotografía Escrito por: (h)elena Olcina

Provoke, cuando la fotografía se independizó de la palabra

Fue una experiencia efímera –como casi todas las revoluciones- de solo tres números de apenas un millar de ejemplares. Pero su legado perdura, medio siglo después, expandido por el globo entero. Como en otras muchas revoluciones.

“Supermoon weekend” de Mai Narita“Supermoon weekend” de Mai Narita

El sismo en el lenguaje fotográfico que provocó el colectivo reunido entorno a la revista Provoke –que llevaba el sugerente subtítulo de Material provocativo para pensar, traducción un poco libre del japonés- fue enorme y, en cierta medida, cambió la forma de fotografiar. Hoy, cuando las palabras parecen haber perdido todo sustento y estar suspendidas en el aire, el ojo del fotógrafo captura fragmentos de realidad que no pueden ser expresados con el lenguaje como lo conocemos”, dejaron escritos sus fundadores en el manifiesto original del movimiento. Ya no se trataba de acompañar las palabras con una imagen sino de transmitir las sensaciones y emociones de la calle a través de la cámara e, incluso, el cuerpo del fotógrafo. Para mí captar lo que siento con mi cuerpo es más importante que los tecnicismos de la fotografía. No es importante si la imagen está movida o desenfocada. La fotografía no es únicamente nitidez”, declararía Daido Moriyama, uno de sus miembros más insignes en una entrevista años después. Provoke se caracterizaró por crear una estética propia, en la que el uso de películas muy contrastadas y el revelado posterior acentuaban las sombras alterando la escena fotografiada.

Daido MoriyamaDaido Moriyama

Esta revolución técnica, que rompería con toda la disciplina preexistente en el que probablemente es uno de los países más disciplinados del mundo, se resumiría en el lema Are, Bure, Boké”, que se traduce habitualmente como granulada, borrosa, fuera de foco”. Una estética pensada para transmitir sensaciones intensas en un momento de grandes cambios y convulsiones en el país asiático con el que aproximan la fotografía a la ilustración dejando el significado en un segundo plano frente la apariencia.

Un contexto revolucionario para *Provoke

Porque si una cosa sorprende de la historia de este movimiento artístico es que su gran reconocimiento internacional es inversamente proporcional al olvido en que ha caído el momento histórico que lo hizo posible. Los años 1968 y 1969 –cuando se editó la revista- fueron probablemente los más agitados del Japón post Segunda Guerra Mundial. Y uno de los sesentayochos más intensos del planeta, si no el que más. Durante el año del mayo francés, de las revueltas juveniles contra la Guerra del Vietnam, de la Revolución Cultural china, la Primavera de Praga y la matanza de Tlatelolco, Japón vivió un levantamiento estudiantil –que, de hecho, había empezado el año anterior- de una magnitud inusitada, con centenares de universidades ocupadas que funcionaban como zonas autónomas, manifestantes con cascos y palos que barrían a la policía, y miles de estudiantes saqueaban por completo la estación de Shinjuku, en el centro de Tokio. El curso docente fue suspendido, a nivel nacional, dos años seguidos.

Shõmei TõmatsuShõmei Tõmatsu

Este movimiento estudiantil, animado por las ideas de la nueva izquierda” contenía también altas dosis de malestar existencial en un país que vivía un proceso de industrialización, urbanización y occidentalización extremadamente acelerado. Muchos jóvenes se sentían desorientados ante la magnitud de los cambios y mostraban su rechazo incluso ante novedades que se podrían tomar como positivas, como el aumento de la capacidad de consumo.

Circulation: Date, Place Events (1971) de NaKahiraCirculation: Date, Place Events (1971) de NaKahira

Una enmienda a la totalidad del edificio social que los fotógrafos de Provoke lograron captar a la perfección. No solo capturando los momentos álgidos de la revuelta, sino revolucionando ellos mismos el lenguaje y la función de la fotografía.

Obras como Eros (1969) de Moriyama,Circulation: Date, Place Events (1971) de NaKahira, la sen-cillez y fuerza de los retratos Akira Satõ o las escenas difusas de Shõmei Tõmatsu son un maravilloso ejemplo de la influencia de este movimiento, no solo en el arte, sino también en la publicidad y el mar-keting tanto de oriente como de occidente.

Retrato de Akira Satõ:Retrato de Akira Satõ:

De aquellos vientos estas tempestades

Siguiendo los pasos de Provoke, las nuevas generaciones de artistas japoneses siguen el legado de sus predecesores. Japón sigue siendo un hervidero de talentos fotográficos

Hiroshi HamayaHiroshi Hamaya

Así, si Hiroshi Hamaya fotografiaba las manifestaciones en los 60, hoy es Satoshi Fujiwara quien retrata el abuso del poder estatal en un proyecto hipnótico que les valió el Japan Photo Award en 2014. Fujiwara se centra en los detalles, las texturas hipertexturizadas que apelan al tacto. Combina la de-construcción del retrato y exponiendo la geografía de la piel lesionada como prueba irrefutable de la violencia. Estas imágenes, las contrapone a los cuerpos de seguridad, recortado y, a su vez, altamente texturizados.

Satoshi FujiwaraSatoshi Fujiwara

De los acercamientos al cuerpo de Eikon Hosoe (en la serie Man&Woman 1959-1960) ahora al trabajo de Kohey Kanno en su proyecto Color Framed Work, donde traza una delgada línea entre lo inquietante y lo hermoso, jugando con cuerpos semidesnudos y flores de vivos colores.

Kohey KannoKohey Kanno

Y la herencia de la esencia fotográfica, del Are, Bure, Boké” que rezumaba la generación Provoke, y especialmente la obra de Tõmatsu, la podemos encontrar en artistas como Taisuke Koyama o Mai Narita. El primero, con sus imágenes abstractas similares a grandes arcoiris, golpea al espectador en ondas profundas y vibrantes de color; su trabajo son tramas de impacto visual puro. Narita, por su parte, captura detalles de espacios o paisajes: imágenes intimistas y sutiles que se difuminan y se derraman con luz y movimiento, a veces acompañadas de textos poéticos. ¿Te animas a provocar?

Taisuke KoyamaTaisuke Koyama

Mai NaritaMai Narita


Elena Olcina* es* fotógrafa profesional y profesora de los módulos Gramática de la Fotografía, Imagen Digital y Tratamiento de la Imagen Digital del Máster Fotografía y Diseño de SHIFTA.

Up next Entrevista a Pedro Arilla, editor de Don Serifa Cómo sería tu Influencer Marketing si supieses el ROI
Latest posts Entrevista a Xesco Serrano, Director Creativo Casas de quita y pon. Nuevos paradigmas de la vivienda post-COVID Cómo consume contenido la generación centennial 4 trabajos de Diseño Editorial que te van a gustar Twitter, la nueva meca para los fotógrafos Cómo consume contenido la generación centennial Cómo sería tu Influencer Marketing si supieses el ROI Provoke, cuando la fotografía se independizó de la palabra Entrevista a Pedro Arilla, editor de Don Serifa La tipografía de nuestro tiempo: caótica y ecléctica 8 artistas a seguir en Instagram Entrevista a Máximo Gavete Head of Design en Devengo Contar historias con Motion Graphics La importancia de decir bien las cosas: Propósito para el nuevo año 2021: Tendencias entretenimiento digital Color: cómo influye en el diseño, tendencias y recursos Nuestro 2020 en seis titulares Pensar con las manos para ser más creativo La ética del diseño de contenido Entrevista a Alicia Blázquez, Brand & Product Designer Sois pocas, pero hacéis mucho ruido ¿Qué esperar del Motion Graphics para el 2021? Sin audio no hay emoción 5 marcas. 5 tonos. 5 ejemplos Fotografía en Black&Black Fotografía y Arquitectura, consigue el ansiado match No es profesión para pánfilos La desconexión como la última necesidad vital Marca Personal y Propuesta de Valor creativa en Contextos de Cambio ¡Sal de tu burbuja digital! Guía para sobrevivir a las imágenes que mienten