Think. Make. Change. Shifta by Elisava Think. Make. Change. Shifta by Elisava |||
Nov 17, 2020 sonido, audio, emoción, audiovisual Escrito por: Josep M. Blasco

Sin audio no hay emoción

La historia nos explica que el cine y el lenguaje audiovisual empezó siendo solo visual a secas. Las primeras películas eran, como se las suele llamar, mudas. Sin embargo, aunque los espectadores no pudieran oír el sonido de lo que estaban viendo, probablemente sí podían oírlo” en sus cabezas. Podían oír la maquinaria de una locomotora al llegar a una estación, podían imaginar la música al ver a gente bailar, o imaginar las carcajadas de alguien que estuviera riendo en la pantalla. Cabe decir que por muy mudo” que fuera el cine, la verdad es que casi nunca fue silencioso, ya que en 1897, dos años después de su primera proyección cinematográfica, los hermanos Lumiére contrataron a un cuarteto de saxofonistas para que acompañara las sesiones de cinematógrafo en su local de Paris. Y es que a veces, muchas veces, la imagen no tiene sentido sin el sonido, no tiene emoción.

Imagen de J. DEMSKYImagen de J. DEMSKY

Cómo crear experiencias inmersivas

Un producto audiovisual pretende generar una experiencia inmersiva en el espectador. Una experiencia que se basa en la percepción que dicho espectador tiene del mundo, y en esa experiencia, el sonido es fundamental. El sonido nos ayuda a entender nuestro entorno y aquí es donde entra la emoción. El llanto de un bebé o de un recién nacido, el maullido de un gato o el quejido de un perro, la melodía de una canción o la sintonía de nuestro programa favorito, son audios que nos provocan emociones, sentimientos, sensaciones. El chirrido de un tenedor en el plato o una tiza nueva en la pizarra, el ruido de alguien masticando a tu lado, o la sirena de una ambulancia muy cerca, son sonidos que pueden llegar a ser muy desagradables. En el caso de las sirenas, pueden llegar a acercarse al umbral del dolor.

Y es que, si los espectadores del cine mudo oían el sonido en su cabeza, el mismo proceso funciona al revés, al oír un sonido nuestra mente lo relaciona muchas veces con una imagen. El sonido conecta a niveles profundos con nuestro cerebro de maneras que todavía hoy no están científicamente claras; fenómenos como el ASMR o la misofonía (reacciones desagradables a ciertos sonidos) tienen su raíz en esta respuesta refleja a ciertos estímulos sonoros. Sin embargo, estas conexiones son un misterio poco claro para la ciencia; hay estudios al respecto, pero no un mapa específico del funcionamiento. Una canción, una melodía, una música o un sonido puede cambiar tu estado de ánimo. Esa es, por ejemplo, la base de la musicoterapia. Algo parecido ocurre en el fenómeno de la sinestesia, donde hay personas que relacionan colores con determinados sonidos o incluso sabores. El sonido está presente en todas partes; músicas relajantes en ascensores o salas de espera, sirenas de alerta, pitidos, alarmas en nuestros dispositivos… Cualquiera de nuestras escenas cotidianas van acompañadas de sonido. Todo tiene su sonido.

El sonido lo hace más real

Así pues, el sonido en el lenguaje audiovisual no es poco importante, ya que ayuda a ampliar la expresividad, y a veces lo logra de una forma exponencial. En el campo de los Motion Graphics, por ejemplo, dotar de un buen audio a una animación le aporta vida, carácter, una tridimensionalidad que reclama de manera mucho más efectiva la atención del espectador. La experiencia se vuelve completa e inmersiva. Le aporta emoción.

En resumen, aunque puede llegar a ser de forma inconsciente, el sonido es emoción y las emociones son aquello que más recordamos. Son las emociones las que marcan la diferencia entre una experiencia rutinaria o realmente especial. Del mismo modo que un olor nos trae un recuerdo, también el sonido lo hace y es esta dimensión sensorial y emocional la que nunca debemos menospreciar y olvidar los creadores del entorno audiovisual.


Josep M. Blasco es especialista en sonido y profesor del máster online en Motion Graphics de Shifta

Up next 5 marcas. 5 tonos. 5 ejemplos ¿Qué esperar del Motion Graphics para el 2021?
Latest posts Entrevista a Xesco Serrano, Director Creativo Casas de quita y pon. Nuevos paradigmas de la vivienda post-COVID Cómo consume contenido la generación centennial 4 trabajos de Diseño Editorial que te van a gustar Twitter, la nueva meca para los fotógrafos Cómo consume contenido la generación centennial Cómo sería tu Influencer Marketing si supieses el ROI Provoke, cuando la fotografía se independizó de la palabra Entrevista a Pedro Arilla, editor de Don Serifa La tipografía de nuestro tiempo: caótica y ecléctica 8 artistas a seguir en Instagram Entrevista a Máximo Gavete Head of Design en Devengo Contar historias con Motion Graphics La importancia de decir bien las cosas: Propósito para el nuevo año 2021: Tendencias entretenimiento digital Color: cómo influye en el diseño, tendencias y recursos Nuestro 2020 en seis titulares Pensar con las manos para ser más creativo La ética del diseño de contenido Entrevista a Alicia Blázquez, Brand & Product Designer Sois pocas, pero hacéis mucho ruido ¿Qué esperar del Motion Graphics para el 2021? Sin audio no hay emoción 5 marcas. 5 tonos. 5 ejemplos Fotografía en Black&Black Fotografía y Arquitectura, consigue el ansiado match No es profesión para pánfilos La desconexión como la última necesidad vital Marca Personal y Propuesta de Valor creativa en Contextos de Cambio ¡Sal de tu burbuja digital! Guía para sobrevivir a las imágenes que mienten